Elias Tepper

Dios no necesita tu dinero, pero puedes dar como un rey da a un rey